Colapso

Esta mañana mientras iba en mi coche se me ha dado por pensar. Impresionante ¿No?
He pensado en la compleja e intrincada estructura en la que se basa nuestra sociedad. Cada una de las piezas de mi coche ha sido fabricada en varias fábricas de varios países, que luego se han transportado a otra fábrica donde se ha montado. Más que eso, mi coche funciona con gasoil, que yo he echado en una gasolinera a donde ha llegado en camión desde una refinería donde lo han fabricado a partir de fuel. ¿De dónde viene ese fuel? Quizá del mar del Norte, el golfo de México o de los países árabes. Toda esta intrincada red sirve para que yo tarde quince minutos en llegar a la facultad, en vez de una hora en el coche de san Fernando (Un poquito a pie y otro caminando). Si una minúscula pieza de todo ese complicado engranaje fallara, ni yo, ni un montón de gente más, podrían acudir a su trabajo.
Pues esta reflexión, se me ha venido a juntar con una imagen que he visto este fin de semana, que me he ido a dar un paseo por la costa. En la Costa da Morte gallega he visto un antiquísimo faro romano abandonado. Este faro fue construido y mantenido con mucho esfuerzo sobre una diminuta isla rocosa. Teniendo en cuenta el esfuerzo que les debió suponer, es obvio que era muy necesario, que habitualmente llegaban a estas costas galeras romanas cargadas con mercancías del Mediterráneo y comerciaban aquí con otras mercancías escasas en sus zonas de origen. Si ese faro fallara, en su época, quizá esa galera no encontrara el rumbo al puerto y naufragara, lo que supondría que un sastre romano se quedara sin lino con el que confeccionar togas y se arruinara. Los engranajes que hacían funcionar ese faro y esa galera me parecen como mínimo tan complejos como los que hoy hacen funcionar mi coche. Sin embargo ese faro está abandonado hoy. Es un mudo testigo del esplendor de un vasto imperio hoy muerto, mientras que mi coche aún ruge por las carreteras.
Pero si aquel imperio cayó, ¿Podría también nuestra sociedad, nuestra civilización colapsar de forma tan completa?
Parece imposible, pero quizá dentro de mucho tiempo mi coche se oxide en una cuneta como el patético resto de una civilización fallida. ¿Hay muchas cosas que podrían fallar sumiéndonos en una oscuridad de mil años como la edad media o nuestra civilización es más fuerte y sólida que la romana?
El otro día en clase un profesor me contó que si todas las bacterias nitrificantes de nuestros suelos se murieran, todas las plantas morirían en una semana y nosotros no tardaríamos mucho más. Es un caso extremo e irreal, pero sí es cierto que nuestra civilización depende de miles de diminutas cosas sobre las que no tenemos ningún control. Me da miedo pensar en estas cosas, pero espero que alguien haya pensado en lo que podría fallar y tenga algún plan si se da el caso. Porque si no, estamos aviados.

Orson López

Anuncios

24 thoughts on “Colapso

  1. Buena reflexión. La verdad es que pensar en todas las casualidades y circunstancias que hacen que algo sea como es, da para rato y rato y rato y rato, jajaja. Como decía mi abuela: estamos vivos de milagro.

    A mí una de las cosas que más me fastidian del hecho de morir es perderme todas las cosas interesantes que van a pasar en la tierra. ¿Qué será de la civilización allá por el 2748?

    Muy chulo tu blog:)

    Le gusta a 1 persona

  2. “Pero si aquel imperio cayó, ¿Podría también nuestra sociedad, nuestra civilización colapsar de forma tan completa?”

    Es algo que todos deberíamos plantearnos. Al fin y al cabo, estoy segura que ninguna de las antiguas civilizaciones creyeron jamás que caerían y, sin embargo, así fue. Debemos ser más conscientes de que nada es eterno. El mundo sigue girando y evolucionando.

    Felicidades por el blog. Seguiré leyendolos 🙂

    Le gusta a 1 persona

  3. Hola Orson, yo creo que estamos aviados. Si nos ponemos a pensar en la cantidad de cosas que pueden ir mal y mandarnos de regreso a la edad de piedra, o quizás peor, que nos pase lo que les pasó a los dinosauros, nos volveríamos locos. Pero no hay que ir muy lejos para saber que el mundo tal como lo conocemos hoy no podrá sostenerse durante mucho tiempo por razones ecológicas y por el cambio climático. Saludos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola, AmiraArmenta. Creemos que es mejor pensar en positivo y tratar de impedir que esto suceda con nuestras pequeñas acciones de cada día. Puede ser que el fin del mundo tal como lo conocemos esté más cerca de lo que creemos, pero lo dicho, es mejor pensar en positivo. Saludos.

      Me gusta

  4. Me gusta mucho tu reflexión. Todo cambia, día a día, cada vez más rápido, cuanto más complejo se hace un sistema más probable es que falle. La sociedad tal y como la tenemos planteada es insostenible, no puede existir un crecimiento infinito, antes o después habrá un colapso. El futuro no lo conoce nadie pero si es seguro que esto cambiará.
    Un saludo!

    Le gusta a 1 persona

  5. Si una de esas piezas fallara, colapsaría algo, quizá los grandes intereses, los grandes capitales, pero la vida seguiría, no seria el fin del mundo. La gente se las arreglaría para llegar a su trabajo y los estudiantes a su facultad. El no tener un auto no implica dejar de respirar. Ese temor a que si algo en este globalizado tramado fallara desataría el apocalipsis, es una idea curiosa que se nos ha inculcado. Podemos vivir sin internet (lo hemos hecho por miles de años), sin TV y sin autos, que desde la revolución industrial creamos otras cosas, ya es distinto. Excelente tu reflexión, que invita a reflexionar.

    Me gusta

  6. Es así! De una cantidad infinita de cosas dependen, por ejemplo, las barbas. Y de una cantidad, supongamos, similar, dependen entre otras cosas las boinas. Qué reconfortante es que juntas, barbas y boinas, dependa solo de ti, no?

    Los invito a pasar por un blog en la búsqueda de la libertad, saludos!

    Me gusta

    1. Las barbas y las boinas se han unido aquí para que sucedan una cantidad infinita de cosas, como, por ejemplo, que comentes en nuestro blog. Y de la misma manera, que nos invites a pasar por tu blog.
      Recogemos tu invitación y nos pasaremos de vez en cuando por tu blog ansioso de libertad. Saludos!

      Me gusta

  7. Lo único cierto es que todo lo que comienza llega a su fin. Es algo que no lo podremos evitar en su totalidad, pero si retrasarlo un poco en la medida que seamos conscientes de ello. Todos esos imperios llegaron a su fin porque creían que eran indestructibles, mas nunca pensaron en esas pequeñas cosas que podrían fallar. Por lo tanto es imprescindible que nosotros aprendamos de esos casos de la historia y prestar mas atención a esas “pequeñeces”. Al final nada es eterno en esta vida.

    Saludos desde Honduras.

    Me gusta

  8. ¡Qué genial!

    Son este tipo de cosas que uno se pone a pensar y lo siguiente que dice es “Vaya paja mental”, pero a veces las pajas mentales son tan ilustrativas que se convierte es un miniespejillo del complejo planeta tierra en el que vivimos.

    Lo que decía, ¡qué genial!

    Me gusta

    1. Gracias ninfapinfa! Las pajas mentales son una de nuestras mayores inspiraciones a la hora de escribir, junto con otras cosas, como, por ejemplo, la música. Por eso esperamos esperamos tener más pajas mentales mientras escuchamos música de la buena que nos ayuden a compartir más textos con vosotros, nuestros lectores y seguidores. Un abrazo y un placer como siempre que comentes en nuestro blog, ninfapinfa!

      Me gusta

  9. Una excelente entrada, muy reflexionante y da mucho que pensar. En realidad el mundo actual está tan globalizado que en realidad cuando un solo punto deje de funcionar todo caerá como un gran juego de domino.
    Un ejemplo muy claro es si se acabará el petróleo de un momento a otro, toda la sociedad como se la conoce irá decayendo poco a poco, primero ciertos servicios que dependen del mismo y de sus subproductos y hará que el mundo actual se autodestruya. Por eso hay varios sectores que buscan evitar el colapso buscando otros métodos para obtener o sustituir el petróleo en la actualidad.

    Me gusta

  10. Los castillos escoceses, medio derruidos en la niebla; los faros, testigos mudos de oficios que se desvanecen en el tiempo… Incluso desvencijados nos dicen algo de nosotros, nos dicen que venimos de los mismos terrores. Sin embargo, ¿qué dirán artilugios como un disco de vinilo o los pedazos de vidrio que escupirá la mar tras comerse millones de botellas? ¿Quién descifrará el idioma que tan vívido parecía anoche, mientras charlábamos con una muchacha de ojos insondables?

    Le gusta a 1 persona

    1. Es muy interesante tu reflexión. Simón de Eiré una vez se puso a pensar sobre que es lo que los arqueólogos del futuro se encontrarían sobre estos tiempos presentes dentro de, no se, 1000 años. Y una de las cosas en las que pensó fue en que puede ser que piensen que fuimos una sociedad que se dedicaba única y exclusivamente a la generación de basura. Y se podrían encontrar con un disco de vinilo, y si no encontraban evidencias de un tocadiscos, puede que pensaran que los usábamos como bandeja en los bares, o como soporte para presentar una pizza. Es muy curioso lo que estos objetos podrían decir de nosotros. Saludos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s