Sol de invierno

Aquí está, el sol de invierno, el astro rey comportándose de una manera extraña, ajena a lo que nos tiene acostumbrados. Incluso a veces ni aparece cuando debería estar. Aquí están, sus rayos de luz y calor, pero su luz y su calor son un poco extraños. Parece que él, al igual que los seres humanos, se ha concienciado de que el planeta no está bien, que el clima está un poco raro, y que por eso, nuestra estrella se ha puesto a dar ejemplo a todos ahorrando energía, bajando la potencia y el uso de la luz y el calor.

-¡Ostras! Mira tú que bien que ya tenemos a una estrella de fama mundial para nuestro próximo anuncio, dirían los ecologistas. Una estrella reflejada en los posters de muchas habitaciones del planeta, y a la cual todos los habitantes del planeta la saludarían con los mayores honores del planeta (eso sí, un poco con miedo, impone autoridad, pues dicen que no se debe de mirarla a los ojos directamente, como la mítica Medusa), y que solo con sus palabras sería capaz de influir en todos los ámbitos de la vida.

Lo siento, amigos, pero no es de ese tipo de estrellas. Es una estrella tímida, pues no se le ha oído pronunciar sonido alguno (aunque algún iluminado diga lo contrario). En principio, se piensa que también es sorda, pues parece que no responde a estímulos externos. Además, periódicamente tiene algún tipo de extraña enfermedad cutánea, le salen unas manchas enormes que no son habituales. Y dan miedo, mucho miedo. Los niños a veces dibujan el sol con ojos, boca, y hasta a veces con nariz y orejas, como si el sol tuviese una forma humana (al menos en cuanto al rostro se refiere). Pero nunca verás un dibujo de ese tipo con un sol con manchas (a no ser que mientras el niño o la niña estuviesen dibujando, hubiera un accidente con la comida, la bebida, la pintura,… que afectaran al resultado final del mismo).

Pero no sabemos qué le pasa a esta estrella universal en invierno. ¿Es la época de su período? ¿Le han contagiado alguna enfermedad típicamente invernal, como por ejemplo, un catarro o una gripe? ¿Le cogió el frío alguna noche intempestiva? ¿Y qué me decís de los dolores de cabeza que provoca? ¿Cuántas pastillas hay que tomarse para el dolor se te pase? No lo sabemos, pero lo que es evidente es que el sol en invierno pierde fuerza, y no calienta ni ilumina como lo hace en el resto del año. Así que ya sabéis lo que toca este invierno: ahorrar energía.

Simón de Eiré

Anuncios

6 thoughts on “Sol de invierno

  1. Sabrosa forma de escribir, Simón. Y el tema, comparto la opinión, da para hablar: tanto el sol (el cosmos) y el invierno como el cambio climático y el ahorro de energía. Pero creo que más apego a datos conocidos lo hacen aún más interesante, y no creo que le quiten sabrosura: mira el minuto 11:30 de

    .

    Sí que sabemos qué le pasa a nuestra estrella local en invierno… nada de nada. Quienes cambiamos somo nosotrxs. Nuestra distancia del sol y la posición de nuestro hemisferio norte hacen que recibamos menos de la generalmente constante energía que el sujeto en cuestión nos emana. El hemisferio se distancia más que aquel del sur, porque en la tierra hasta el eje de rotación cósmica lo tenemos desviado.

    Tampoco creo que sea una estrella tan tímida, aunque ciertamente hay varias más extrovertidas (http://science.nasa.gov/astrophysics/focus-areas/how-do-stars-form-and-evolve/). Las manchas que mencionas son muestra de ello, son expresiones a grito limpio; si una de ellas fuese apuntada directamente a nuestro pequeño punto azul, como poco, sufrirían nuestros satélites y todo lo que en ellos se basa.

    Tampoco parece que se trate de una toma de conciencia de nuestro guía en el espacio; a él le damos igual, y justo por eso podemos confiar en su energía. No se trata tampoco de un resfriado suyo, lxs enfermxs somos nosotrxs.

    Nuestra distancia planetaria, y la distancia de más que gana el hemisferio inclinado hacia afuera (en este caso el norte) nos hace recibir menos energía directa, y nos enciende las ganas de consumir más de otras energías para compensar. Pero ese sobre-consumo hace que nuestro pequeña mota de polvo estelar, en el largo plazo, acumule más energía solar (cuya fuerza cambia muy poco), y más, hasta que no se pueda vivir aquí, hasta que terminemos como Venus, el planeta más caliente de todo el vecindario.

    Creo que tenemos que aprender a lidiar con nuestros ‘catarros’ de forma diferente, para que lo que nuestro constante sol nos da -eso que nos permite vivir- no lo convirtamos en justamente lo que nos mate. El sol… por ahora y a mi juicio, no tiene mucho que ver en esa discusión, lo que importa es nuestra relación con él.

    Yo suelo resultar bastante tecnicista; tal vez seas capaz de mejor que yo poner datos en algo que además de gusto leer. Salud.

    Me gusta

  2. Buenos días. He visto que sigues mi blog, y no sabía cómo ponerme en contacto contigo, salvo por comentario (así que puedes borrarlo si quieres, mientras te llegue la información, me vale)

    Lamentablemente, me he mudado de web (www.versandoimposibles.com), y el blog mío que sigues ya ha quedado inactivo. Si te interesa seguir mi nuevo blog por correo o por RSS, eres más que bienvenida. Todos los posts del blog inactivo se encuentran publicados en la nueva web, además de unos nuevos que he publicado estos últimos días (y que seguiré publicando)

    Gracias por tu tiempo, y perdona las molestias.

    Un saludo

    Me gusta

  3. Me quedo con “Sol de invierno” para seguir en línea con mi comentario a tu entrada “La lluvia (no) mola”.

    ¿Que no calienta, dices?

    El de mi tierra, sí. Juro.

    Caminas en invierno, sudando, con este sempiterno sol de justicia (si de espaldas, derrite nuca; si de frente, ciego) y te acuerdas de la progenitora del primer faraón fundador de la primera dinastía que le rindió culto.

    Lluvia, por Zeus, lluvia!!

    Gracias por compartir!

    Un saludo!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s