Cuando te quedas pasmado mirando al retrovisor

espejo

A todos, en determinados momentos de nuestras vidas (y que casualmente se repiten con cierta frecuencia), se nos ha dado por volver a mirar esas fotos de cuando eras más joven, o simplemente quisimos recordar cosas que hicimos o que nos ocurrieron en nuestro pasado.
Las reacciones ante esto son muy diversas, y seguramente cada uno tiene reacciones particulares, pero parece evidente que muchas de ellas se repiten, teniendo en cuenta, sobre todo, el tramo de la vida que se esté emprendiendo en cada momento.
Si eres joven y recuerdas algunas cosas que hiciste en la escuela, es muy fácil que eches de menos el no tener que asumir muchas responsabilidades vitales, tales como estudiar, hacer deberes, trabajar, mantener estables tus finanzas, cuidar y mantener tu casa, tener a otras personas bajo tu cargo,…
Si estás en la época en la cual ya te llaman madurit@ y ves fotos de cuando eras joven, harías cualquier cosa por volver a tener ese tipazo que tenías con 20 años, o miras las pintas que tenías, o viendo si uno mismo en la actualidad se reconoce en aquellas viejas fotos de cuando era joven.
Si ya eres una persona mayor y les cuentas alguna batallita de tu vida a tus nietos, y ellos te contestan con la típica pregunta de: -¿Abuelo, en tu época había ordenadores? ¿Había tablets? ¿Había móviles? ¿Había consolas?, y así hasta un largo etcétera de preguntas citando cuanta tecnología moderna existe en la actualidad, lo más habitual es que entiendas poco o muy poco de muchas de las cosas de las que hablan tus nietos. Esto hace que tu pensamiento se evada a recuerdos de épocas pasadas, que no necesariamente eran mejores que los tiempos actuales, pero que desde luego uno los entendía mucho mejor.
Los únicos que parece que no tienen estos momentos de nostalgia (o de morriña, como decimos los gallegos) son los niños, y ya no digamos los bebés. No sé qué puede producir nostalgia en un bebé, y si, efectivamente, de bebés tuviésemos nostalgia por algo, lo más normal es que no nos acordemos. ¿Cuántos os acordáis de algo de cuando erais bebés? Además, siendo niño, a veces tus padres te enseñan una foto de cuando eras un bebé, y te dicen: ¿Fulanito, te acuerdas de cuando eras así? Y la verdad es que a esa edad, lo más habitual es que no recuerdes esos momentos (o que tengas un recuerdo demasiado borroso como para poder decir que te acuerdas de ese momento), y que además no entiendas a tus padres sobre el motivo por el cual te han hecho tan semejante y extraña cuestión.
Estos momentos de nostalgia normalmente nos surgen así, de repente, porque algo del presente nos trae a la memoria cosas del pasado, o porque alguien de nuestro alrededor se ha puesto nostálgico, y, cuanto más cercana sea esa persona, más nostálgicos nos ponemos. En este último caso, parece que esos momentos de retrospección se contagian como si de una enfermedad se tratase, pero no os preocupéis, pues de la misma manera en que vinieron estos momentos, también se van, y por lo tanto, continuamos con la cotidianeidad del presente.

Simón de Eiré

Anuncios

12 thoughts on “Cuando te quedas pasmado mirando al retrovisor

  1. El pasado tiene sus encantos, pero el presente es lo que realmente tenemos, sin saber a ciencia cierta por qué o para qué, pero lo tenemos y seguimos sus signos. Una vez lei en algun lugar que alguien podía recordar cuando estaba en el vientre de su madre. Yo creo que ahí había una nostalgia llegada al paroxismo, aunque quizás se trataba de una mente realmente evolucionada. No se-
    Abrazo y feliz fin de semana!

    Me gusta

  2. recordar es volver a vivir, el otro día iba con mi hijo por la calle y vimos en un escaparate un tocadiscos, se parecía mucho a uno que había en casa cuando era niña, era de mi tía y la de tardes que pasamos escuchando música, mi hijo no se podía creer que “eso” existiera cuando yo tenía su edad (11 años)

    me encantó tu reflexión.

    Me gusta

  3. ¡Hola!
    Es bonito echar la vista atrás y recordar momentos pasados… para volver rapidito al presente. La nostalgia es un sentimiento difícil de gestionar, incluso peligroso a poco que se nos vaya de las manos. Los buenos recuerdos pertenecen a un tiempo ya irrecuperable, que no volverá. Por eso, es importante ocuparse del momento actual, pensando en que será el recuerdo del futuro.
    Me suscribo a vuestro blog.
    Saludos y gracias por seguirme.

    Le gusta a 2 personas

  4. ¡Saludos!

    La belleza de lo que hemos vivido cada quien a lo largo de nuestra vida es lo que hace sentir esa cosita que llamamos nostalgía, esa cosita que nos dice que cada segundo de nuestra existencia es irrepetible. Es eso que nos dice que más nos vale tener buena memoria para no olvidar lo que en verdad amamos.

    Por otro lado, me he leído algunas de sus entradas recientes y sin duda está es una de aquellas que, por su sencillez, originalidad y franqueza me ha gustado más. Me llevo un buen sabor de boca con sus publicaciones y apuesten a que regresaré constantemente.

    Gracias por seguirme y bueno, espero sigamos mutuamente leyéndonos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s