Conversaciones

-…No quería hacerle daño. No es mala por naturaleza, o al menos eso creo. Pero sea como sea, ella es nuestra amiga y debemos apoyarla.
-¿Que debemos apoyarla? ¿Después de todo lo que hizo?
-Vamos no seas así, a él no le parece mal, y aunque ya no estén juntos, no están enfadados. ¿Por qué te enfadas tú entonces?
-No me enfado.
-Sí, si lo haces.
-Vale, es cierto. Pero es precisamente porque es nuestra amiga, no podemos permitir que le haga esto. Y si el no se enfada, es porque es tonto.
-Está enamorado, por eso no se enfada. No podría soportarlo.
-Me da igual, sigue siendo estúpido, y ella una ninfómana.
-Jajajaja ¿Ninfómana?
-No entiendo si no porque le puso los cuernos. ¿Acaso no le daba él el suficiente sexo? ¿Por qué fue a buscarlo fuera? Porque no entiendo que otra cosa pudo haber sacado de la infidelidad.
-Tienes que entenderlo. No se si a ti te lo contó, pero a mí me explicó como ocurrió.
-Ninguna explicación podría justificar lo que hizo.
-Fue un impulso, una tarde con un amigo, una cosa llevo a la otra, y acabaron en su casa, que estaba vacía.
-… Por lo menos no se rebajó tanto como para poner la excusa del alcohol.
-¡Oh, deja de asediarla de una vez! Para ti todo esto es como si fuera personal. No te puso los cuernos a ti.
-¡Me da igual! Ella tenía una relación perfecta, un chico perfecto. Algo que echó a perder en una sola tarde. Por una estupidez.
-¿Qué? ¿Un chico perfecto? ¿Es que tienes envidia?
-No es envidia ¿Vale? No vuelvas a decir que es envidia.
-… Entonces. ¡Estás enamorada de él!
-¿Y qué si lo estoy? No puedo controlar mis sentimientos.
-¿De verdad estás enamorada de él?¿Me estás hablando en serio?
-Sí.
-Entonces…¿Porque te parece tan mal? Esta es tu oportunidad de estar con él.
-Eso es muy egoísta.
-Oh no seas tan perfecta por favor. Tú le quieres, y ya no hay nada que le impida estar contigo. Deberías alegrarte.
-¡No hables de cosas que no entiendes! ¡Ella le hizo mucho, mucho daño!
-Baja la voz, estamos en un autobús, nos echarán.
-Él confiaba en ella. Él la quería. Si, aunque me cueste decirlo, él la quería.
-Pero ya no la quiere.
-Da igual, seguro que le duele la ruptura, sobretodo la razón de la ruptura.
-Ei, ei, ei. No te amilanes, tienes que ir junto a el, y decirle que le quieres.
-No puedo entender como pudo hacerle aquello.
-Le llamarás. Quedaréis en un parque. Solos.
-El la quería, y a pesar de eso ella le engañó.
-Comenzaréis a hablar, y tú le consolarás y le dirás todo lo que me has dicho.
-No entiendo como pudo soportarlo.
-No podrá resistirse.
-Él se sentirá ofendido porque hace muy poco que la dejó. Se enfadará conmigo y no me volverá a hablar.
-Tienes que correr el riesgo.
-No. No puedo correr el riesgo de perder lo que mas quiero.
-¿Perderlo? No te engañes. No podrás perderlo hasta que lo tengas.
-…
-Hazlo. Hazlo o seré yo la que me enfade contigo.
-Pero si me dice que no ¿que podré…

Silvestre Santé

Anuncios

10 thoughts on “Conversaciones

    1. Ala alaaaa exagerado, es solo un dialogo. Es divertido tener que imaginar la escena a partir de lo que dicen los personajes nada más. Y no, no habrá continuación. En ese momento, me dio sordera. Gracias por el comentario!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s