La vida es un carnaval

Otro día más. Levantarse de cama es una tragedia. ¿Verdad? Tengo que reconocer que a mí me cuesta. Pongo el primer despertador a las ocho de la mañana. El siguiente a las ocho y diez. Así sucesivamente. Me suelo despertar a las ocho y media y no estoy en pie hasta las nueve de la mañana. Aún así sigo poniéndome despertadores. Por si acaso, ya sabéis. No se me da bien despertarme. Después, la siguiente tragedia del día. La ducha.
Esto es un martirio. Te despiertas, con suerte te levantas y entonces en el frío más intenso de la mañana te tienes que desnudar y meterte bajo un chorro de agua congelada. Es posible que a muchos esto no os pase, pero yo vivo en un zulo. Aparte de ser una casa vieja y diminuta, no tiene un calentador decente. Tienes que esperar cinco minutos bajo el agua fría para que comience a ponerse tibia. Una vez que pasa eso llega la siguiente tragedia. Abandonar la ducha. Porque cuando consigues un poco de agua caliente te sientes bien, pero hay que abandonar la ducha. De nuevo al frío de la mañana. Y una nueva tragedia. Vestirse. Esta si que es culpa mía, pero no por ello deja de joderme. Llega el momento de rebuscar por toda la casa unos calzoncillos limpios. Un hombre legañoso y desnudo poniendo una casa patas arriba. Las mañanas que me despierto alegre incluso me río. Visto desde fuera estoy seguro de que es cómico.
En fin. Una vez que estás despierto, limpio y vestido comienza de verdad el día. ¿Un nuevo y maravilloso día? No. Es el mismo día que ayer. Simplemente han pasado veinticuatro horas. Que maravilla.
Llegó a la puerta de mi casa y compruebo que llevo las llaves. Si las llevo encima abro la puerta y salgo. Es en ese momento cuando, mañana tras mañana, me doy cuenta de que he olvidado algo. Puede ser el abrigo, el paraguas, incluso la carpeta. Porque ese es el motivo por el que salgo de casa por las mañanas. Ir a clase.
Que ilusión. La universidad, la meca del conocimiento y la realización personal. No es tan bonito, aunque hay que ir. ¿Por afán de aprender? No. Por el afán de aprobar.
En cuanto sales de tu portal y comienzas a caminar, te das cuenta de que quizá habría sido mejor no levantarse. La calle siempre está llena de ruido, de coches y de gente. Un poco más tarde llegas al campus. Allí, además de el ruido, los coches y la gente tienes que añadir la capa de hojas podridas que pavimentan permanentemente las aceras. Los arboles son muy bonitos sí, pero solo cuando miras hacia arriba. Cuando consigues llegar a tu facultad, empieza la parte en que tienes que pintar una sonrisa en tu cara y saludar a todo el mundo. Eso es lo peor. Gente de la que apenas sí sabes el nombre diciéndote “hola” todas las mañanas. Entro en mi aula y me siento en un sitio apartado y rezo para que nadie se me siente al lado.
En cuanto en el reloj dan las dos, soy libre. Corro a casa con el estómago rugiendo, como algo y se acabó la mañana. Traducido, una tarde de aburrimiento. Por la mañana sufría por el exceso de gente, por la tarde por el déficit. Son las horas en las que más solo me siento. Simplemente me siento delante del ordenador y mendigo unas migajas de entretenimiento. En realidad la mayoría de las cosas no me divierten, pero hacen que corran rápido los minutos. Esta tarde pensé en lo cínico que me estoy volviendo. Yo antes no era así y esto me hizo pensar en como voy evolucionando. Veréis, antes siempre fantaseaba con vivir en un mundo donde no hubiera nadie más, un mundo para mí solo. Podría hacer lo que quisiera sin dar explicaciones, sin rendir cuentas ante nadie, sin nadie que me molestase. No tendría que sonreír a todo el que me cruzase. Hace un par de días me aburría y me dije: “Me voy a ese mundo donde solo estoy yo”. Pues no pude. Me di cuenta de que ese mundo no sería muy distinto del que vivo ahora y no me gusta.
Mañana será otro día. Muy parecido a este, pero otro día.
Orson López

Anuncios

6 thoughts on “La vida es un carnaval

  1. Sarcasmo de titulo en tu caso eh..
    El estar solo algún día a la semana siempre es necesario y es hasta genial… Pro en tu caso amigo, creo mas bien parece q estas en un momento de depresión (lo digo xq reconozco los síntomas)….. Piensalo tienes muchas ganas de soledad y es esta misma la que mas t duele. No pierdas tus días así..que la realidad es que todos los días se pueden parecer pro ese día en esta vida nunca,nunca se va a repetir aunque hayan muchos parecidos. Todos debemos ser conscientes de que solo vamos a vivir una y solo una maldita vez..y que la reencarnación en algún animal es cosa de dibujos animados..y que se trata de buscar cada día.esas pequeñas cosas que nos alegran la fugaz visita a la tierra con la que se nos ha premiado al nacer.

    Me gusta

  2. Okey, voy a ser totalmente sincera… es la primera vez que leo una de tus publicaciones, lo hise porque al principio me pareció interesante que alguien sea tan sincero, y lo continúe leyendo porque me identifica al 94% (con lo de la U no me identifica) es verdad aquello de sentirse aburrido de la gente pero a la vez nesecitarla… por todo eso, y no es que sea depresión simplemente todos queremos estar aburridos y odiar al mundo algunas veces.

    Me gusta

  3. Muy simpático tu relato, y claro que es divertido verlo desde fuera. En cuanto a esa parte donde dices que nada te divierte, te entiendo. Últimamente estoy pasando por algo parecido, lo peor es que aun rodeada de personas, me siento sola. Pero creo que son etapas (espero). Mis Saludos

    Me gusta

  4. Te recomiendo leer mi blog. Hace unos años mi experiencia era muy parecida a la tuya, pero desde hace algunos años mi visión de las cosas es totalmente opuesta. No te digo que algunos días no sean malos, incluso les hay nefastos, pero en general “la Vida me sonríe, porque yo le sonrío”. Lo que te propongo es que cambies tu pensamiento. Todo lo creamos con nuestra mente, así que si consigues que esta sea una mente mejor, tu mundo también empezará a ser mejor ¡SUERTE!

    Que todos los seres sean felices

    Date: Sun, 19 Apr 2015 21:41:58 +0000 To: anaruse5@hotmail.com

    Me gusta

  5. Pues yo te comprendo perfectamente.
    Esas indeterminaciones son las chispa de la vida y no la cocacola. Además todo ello se acaba pasando con el tiempo, igual que lo demás ¡O no!
    Además con ese nombre tan bonito que tienes, ya mismo la vida te da un vuelco y nos cuentas cómo te va.

    Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s