Primeras impresiones

image

Él, como todos los días, bajó de su casa, y se dirigió a la marquesina del bus y como todos los días, ella pasó por delante. Ella no era una mujer guapa, no al estilo de las supermodelos, ni tampoco poseía esa belleza artificial de las actrices, pero tenía algo, algo que le hacía parecer un ángel, quizás era su forma de moverse, quizás su forma de vestir, o quizás simplemente eran los rasgos de su cara, pero a él le parecía la persona mas bella del mundo, y, a pesar de que llevaban años crundose en ese mismo lugar a esa misma hora, nunca le había dicho nada, nunca se había acercado y había tenido una conversación con ella, ni siquiera sabía su nombre, pero se preocupaba por ella. No sabía como era su vida, ni los problemas que tenía, pero su expresión se lo decía todo. A veces pasaba con una sonrisa en la cara, a veces pasaba con expresión seria, pero nunca la había visto como esa noche, los ojos anegados en lágrimas, la cabeza gacha, y un ligero temblor en el labio superior, daba la impresión de que en ese momento lo que más le apetecía era echarse a llorar, y no parar hasta que se le secaran las lágrimas. Al verla así el corazón le dio un vuelco, esa chica lo estaba pasando fatal, y él no podía hacer nada.
Ya llevaba una semana viéndola así, y él estaba desconsolado, quería hablarle, consolarla, ofrecerle un hombro en el que llorar, pero no sabía como hacerlo, todos los días lo intentaba, pero siempre se acobardaba en el último momento, pero estaba seguro de que ese día lo haría, de que no se echaría atrás, daría el todo por el todo, las calles estaban blancas, y en las ventanas se acumulaba el hielo. De vez en cuando pasaba algún coche, pero por la calle no circulaba ni un alma. Cuando la vio dirigirse hacia allí corriendo y tapándose la cabeza con una carpeta su expresión era la misma, por eso se decidió, justo cuando pasaba por delante de la marquesina él la agarro por la cintura y la metió dentro. Ella dio un gritito de sorpresa, y se quedo apoyada contra el cristal. Entonces se miraron a los ojos, los de ella denotaban extrema tristeza y una soledad abrumante. Los de él en cambio expresaban preocupación hacia ella. Así se quedaron un buen rato, mientras el granizo repiqueteaba en la marquesina y el frío se introducía en su cuerpo. Después de un rato ella comenzó a llorar, de sus ojos manaban lágrimas, y su cuerpo se estremecía, en parte por el llanto y en parte por el frío. El no soportó verla así, y la abrazó, dándose calor mutuamente, ahogando su llanto en el pecho de él, poco a poco, su llanto cesó, y él preguntó:
-¿Qué es lo que te ocurre?
Ella no contestó, se quedó en silencio, y continuó mirándole a los ojos. El extendió una mano, y la colocó sobre su mejilla. Con la mano que le quedaba libre la agarró de la cintura y la atrajo más hacia él. Sus rostros casi se tocaban, sus alientos se confundían en unas relucientes nubes blancas, entonces ella entrelazó una mano en su pelo y tiró hacia atrás al tiempo que elevaba la rodilla hacia su entrepierna. El chico cayó de rodillas gimiendo de dolor, lo que la chica aprovechó para hundir una y otra vez su tacón en el cuerpo del chico.

Un par de horas más tarde, el ingenuo chico se lamentaba esposado en una comisaría. Empezaba a intuir que había hecho mal, pero no paraba de repetirle a los agentes que sus intenciones eran buenas. Al final lo soltaron, la chica no presentaría denuncia.

A partir de ese día, la chica que antes le ignoraba pasaba por delante de su parada de bus dedicándole una sonrisa, y recordándole que no se le daba bien causar una buena primera impresión.

Silvestre Santé

Anuncios

10 thoughts on “Primeras impresiones

  1. Y yo pregunto ¿y si la situación hubiera sido a la inversa? ains, es verdad, que los hombres no lloran 😀
    Fuera de bromas, él podría haber preguntado y ella, aún estando en su derecho de ser borde, puede haber perdido una oportunidad estupenda. El que no se agobie, de peces está lleno el mar. 🙂
    Como hay confianza (y nadie nos lee) 😀 te cuento algo, paso todos los días, en ocasiones hasta varias veces por el mismo sitio, llevo más de un año haciéndolo, sin venir a cuento el verano pasado me topé con un hombre que me miró con cara de cabreo (o así me lo pareció a mí), ni le conozco, ni sé de su vida, ni le debo nada, el porqué lo hace cuando con el resto de la gente se porta de lo más cordial, se me antoja un misterio, pero oye, haya él y su cabeza, que a mí no me quita el sueño. 🙂
    Hay otro hombre al que yo veo, al que no conozco de nada y que me tiene tonta. Pero quien soy yo para decirle nada por mucho que me apetezca un día cantarle las cuarenta, otro comermelo a besos y otro decirle ¿que te me vas a escapar? ni de coña, chaval. 😛

    Me gusta

  2. Bueno, me ha dejado con la boca abierta, si he de ser sincera. Hubo una guerra entre mi lado romántico y mi lado racional. El primero estaba dichoso de alegría al comenzar el relato, y al final se quedó refunfuñando como un niño malcriado mientras el segundo le decía “¿Qué esperabas?”.
    Muy buen texto, la narración es asombrosa y logró atraparme desde la primer palabra 🙂
    Creo que a todos nos ha pasado alguna vez, estar colgados por alguien a quien no conocemos y vemos todos los días al punto de sentir que alguna especie de lazo misterioso e invisible se comparte. Llegué a sentirme así por alguien durante todo un año. Al año siguiente logré olvidarlo, e irónicamente fue cuando me habló :-/ Al menos sirvió para dar la “primera impresión”. Es como la aguja que pincha la burbuja del enamorado, o como el perfume que encandila aún más.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s