La alimentación de los vampiros

Erase una vez un lugar habitado por seres incompletos que trabajaban para los vampiros, que dominaban su sociedad, su economía, su forma de pensar, sus gustos,… Los seres incompletos producían todo que necesitaba la sociedad, pero siempre acababan en poder de los vampiros, que arengaban por el mantenimiento y las bondades del sistema que ellos dominaban, mientras chupaban la sangre fresca de la manada.

Los seres incompletos eran así porque eran lo suficientemente inteligentes para poder trabajar y realizar todo lo que los vampiros les pedían, pero apenas se interesaban por el sentido de su existencia, ni se cuestionaban apenas si su sistema de vida era el correcto, ni tampoco hacían nada para que eso cambiase. Los vampiros eran sus señores y para qué iban a cambiar eso, pues siempre esperaban comer las migas que los vampiros dejaban tiradas, si bien no se daban cuenta de que los vampiros, tarde o temprano, se cuestionarían el motivo por el cual los seres incompletos tenían que comer dichas migas, y acabaron reclamándoles a los seres incompletos dichos trozos que se habían comido.

Los vampiros comían todo y no dejaban nada. Tanto fue así, que acabaron con la vida de todos los seres incompletos de aquel lugar. Como era de esperar, a los vampiros esto no les acababa de saciar completamente el apetito, por lo que decidieron trasladarse, y se fueron a la cuna de la democracia, y allí…

Simón de Eiré

Anuncios

5 thoughts on “La alimentación de los vampiros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s