Réquiem por la boina que aprendió a volar

Entre el más fuerte de los vientos,
Entre la más intensa de las lluvias,
Con el gran peso de los mayores bártulos,
Y con la menor visibilidad en las condiciones más pésimas.

Una boina fue arrancada contra su voluntad
De la cabeza de su dueño,
Por culpa de una noche de gran lluvia y tempestad,
Para gran tristeza de su dueño

¿Qué hará su pobre dueño?
¿Cómo va a poder escribir en este blog?
Hay otra boina en la recámara del dueño
Fácil solución para seguir en este blog

La boina voló, el paraguas rompió, y el dueño se empapó,
La ley de Murphy llega cuando menos lo esperas,
O como lo llaman ahora, el ADV, mucho le afectó,
Al pobre dueño de la boina, que acabó entre múltiples mojaduras

La vida sigue adelante, con mucho aguante,
A pesar de las circunstancias, a pesar de a veces la vida nos hiela,
A pesar de la mala suerte frustrante, a pesar de lo malo del vivir andante,
Saca una sonrisa y grita: ¡Vuela, boina, vuela!

Simón de Eiré

Anuncios

4 thoughts on “Réquiem por la boina que aprendió a volar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s