Nuestros amigos los zombies

¿Por qué han aparecido los zombies? ¿A qué inquietudes responden? ¿Por qué nos atraen tanto?

Los zombies como figura literaria o fílmica están cobrando cada vez más preponderancia en nuestra sociedad. Son un fenómeno de masas que nos atraen como una luz a un mosquito.

No se trata del realismo. Nadie (o casi nadie) otorga más plausibilidad a los zombies que a la invasión marciana de “Mars attack”. Tampoco es un fenómeno que atraiga por la acción, aunque sea una parte importante en toda la producción cultural de zombies. La profunda atracción que nos producen va más allá. En mi opinión, los zombies son una excusa para plantear tres situaciones.

-El hombre ante el mundo: En la civilización hiperdesarrollada en la que vivimos, una persona está siempre protegida por los mecanismos de la sociedad. Uno no tiene que enfrentarse a casi nada. Si estás enfermo acudes a un médico, si te sientes amenazado llamas a la policía, si hay un incendio, a los bomberos. Nuestras preocupaciones son estudiar, buscar trabajo, llevar un sueldo a casa… Los zombies destruyen todo eso. Consiguen desmoronar los mecanismos de autoprotección de la sociedad y nos enfrentan, no solo a los propios comedores de cerebros, si no también a la naturaleza sin filtros. En los apocalipsis zombies tenemos que defendernos, buscar alimentos, curarnos… Es una manera de responder, a través de los protagonistas al “¿Sería capaz de…?”

-La relaciones humanas: El dicho de que a los amigos se los conoce en las situaciones difíciles es respondido por los zombies. ¿Qué relaciones podrían superar a la lucha por la supervivencia? Un hijo        que destroce el cerebro de su padre infectado va a ver cambiada su relación con su madre inevitablemente. Pero no solo en la familia, también con las amistades. Pocas veces coincidimos en todo con nuestros amigos. Estas diferencias de opinión rara vez se resuelven, simplemente se obvian y se respeta la opinión del otro. En caso de que las diferencias sean insalvables estos dos amigos se distancian y no hay ningún problema. Pero en el caso de un apocalipsis zombie, donde las diferencias de opinión respecto a ciertos temas pueden suponer la diferencia entre la vida y la muerte esto sería distinto. Si las amistades son fuertes, se podría debatir, convencer, conseguir que uno de los dos ceda. Si esto no ocurre, no sirve simplemente distanciarse, porque no hay lugar al que ir y sin los mecanismos de control de la sociedad nada te impide resolver las diferencias con las manos. En esas situaciones se responde enseguida a que amistades son las buenas y cuáles no.

-Los roles: ¿Quiénes somos de verdad? Todos tenemos personalidades distintas, pero realmente hay pocas ocasiones de que estas se manifiesten. ¿Tenemos el aplomo de un líder? ¿Somos lo suficientemente seremos como para aceptar la autoridad? Quizá tengas la sensibilidad suficiente como para resolver los conflictos que surjan dentro de tu grupo. Quizá seamos egoístas o quizá tengamos el altruismo suficiente como para sacrificarnos por el grupo. ¿Somos valientes o cobardes? En el improbable caso de un apocalipsis zombie, llegaríamos por fin a conocernos a nosotros mismos.

Los zombies no solo intentan comernos es cerebro, si no que nos ayudan a fortalecer nuestras relaciones humanas, nos enseñan a enfrentarnos al mundo y nos descubren quienes somos realmente.

Orson López

Anuncios

11 thoughts on “Nuestros amigos los zombies

  1. Sé que no suelo pasar por aquí, pero en o que a mí respecto, el tema de los zombies me agarra como gripe con tos. Estoy harto de ese subgenero, no me gusta, y hay que ver que a pesar del manoseo que le dan, la gente lo sigue consumiendo en masa. Tengo mis teorías al respecto:

    Una de las ventajas principales de las películas y juegos protagonizados por zombis es destruirlos, con mayor o menor éxito, con todos los medios imaginables. De este modo permiten liberar agresividad y emociones negativas sin ningún tipo de remordimiento: los zombis son asquerosos y se pueden matar ya que no son personas. (Pegarle un tiro a los que caían mal)

    La lucha virtual contra los zombis tiene los mismos orígenes que la revolución sexual y el movimiento hippi: refleja la protesta contra la sociedad consumidora y el deseo de librarse de todo lo conservador y atrasado. De ahí viene el sentido de la palabra ‘zombi’ en el lenguaje común como sinónimo de una adhesión ciega a la autoridad, los zombis ‘conquistaron’ Hollywood y al espectador estadounidense porque visualmente se parecen mucho a los ‘redneck’ (literalmente, ‘cuello rojo’, hace referencia a los cuellos quemados de las personas que trabajan expuestas al sol sobre todo en el campo), una minoría social extremadamente despreciada por la clase media. Se trata de un estrato de población de pocos ingresos que habita en rincones agrícolas remotos de EE.UU. La imagen generalizada de los ‘redneck’ es alguien que se viste mal, habla muy lentamente y tiene una capacidad limitada de raciocinio. Suelen asociarse con la falta de sentimientos profundos, intolerancia y una postura extremadamente conservadora que supone resistencia a cualquier cambio del sistema y al progreso.

    Puede que represente la disentegración social y moral, y que sólo sea un reflejo de que el humano sólo elije las criaturas más parecidas a él: explotadores de recursos, asesinos del diferente, a nivel natural maloliente, la mayoría sin mucha inteligencia (y no hablo de nadie de los presentes)

    La última es la obsesión humana con la vida después de la muerte. Este agente es lo que se necesita para darle un impulso impresionante a una obra de ficción, fantasía o creencia, creando dioses, inframundos, vampiros, fantasmas y zombies.

    Pero a nivel científico los zombies no tienen nada de realista, ni de lógico, teniendo en cuenta que sus acciones (ver, moverse, comer) necesitan de metabolismo, y los muertos carecen de él. Y el sol y el viento son agentes muy, muy destructivos con los muertos, de modo que no vale eso de zombies en el desierto.
    Buen post. Sigue así.

    Me gusta

    1. De acuerdo en lo de liberar la agresividad sin remordimientos, por supuesto es algo fundamental del mundillo zombie, pero no lo añadí por no centrarme en lo más obvio. Respecto a la plausibilidad científica por supuesto también.
      Respecto a lo de que los zombies representan las partes de la sociedad que no nos gustan no estoy de acuerdo, porque en el universo zombie no son tratados realmente como personas.
      Se te agradece el comentario!

      Me gusta

  2. Me han gustado mucho las tres situaciones que planteas, lo más interesante, creo, es justamente que surja esa clase de pensamiento de unos aparentemente simples y repetitivos personajes de ficción, lo que nos demuestra que, todavía, la literatura y el cine (el arte en general) tiene esa capacidad de penetrar en el fondo de nuestra conciencia y permitirnos reflexionar, a partir de escenarios irreales, sobre el día a día de la vida.

    Excelente.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s