El mundo de las margaritas

Si os hablo de gaia y de que el clima de nuestro planeta esta regulado por el conjunto de seres vivos pensareis que os voy a hablar de algo espiritual y místico, pero no, es ciencia.
James Lovelock en el año 83 creo una simulación simplificada para demostrarlo, el mundo de las margaritas.
Imaginemos un planeta alternativo, con un sol que se va calentando lentamente. En este planeta, viven dos especies de margaritas idénticas en todo, tasa de supervivencia, reproducción… en todo menos en el color. Unas son blancas, y otras negras. Como todos sabéis, el color negro absorbe la luz, y el blanco la refleja. Por tanto, a igualdad de condiciones, en un planeta en principio frío las margaritas negras tendrán mayor tasa de supervivencia y por tanto se multiplicarán.
De esta manera, tendremos un planeta con un sol frío cubierto en su mayor parte por margaritas negras, además de unas pocas blancas. Esto, provoca que el planeta se caliente por encima de la temperatura a la que se calentaría en caso de no haber margaritas.
Al aumentar la temperatura, va aumentando la proporción de margaritas blancas respecto a las negras. Cuando su proporción sea del 50% significara que el sol estará calentando el planeta a la temperatura óptima de crecimiento de las margaritas. Pero al calentarse más el sol, irán muriendo más margaritas negras ya que estarán a más temperatura que las blancas con lo que las blancas predominarán en el planeta enfriándolo gracias a reflejar parte de esa luz.
Estamos en un punto de equilibrio, en que las diferencias de temperatura son ajustadas mediante la proporción de margaritas blancas y negras que cambian el albedo del planeta, esto es, la capacidad de absorber o reflejar luz.
Llegará un punto en que la temperatura del sol sea tan alta que la diferencia de albedo que causan las margaritas blancas no sea capaz de regular la temperatura lo suficiente y se acabarán extinguiendo.
Según este modelo, la vida adecua la temperatura del planeta a su temperatura óptima de crecimiento durante la mayor parte de la vida de la estrella. Sin vida, la temperatura del planeta sería directamente proporcional a la de su estrella.
Este es el mundo de las margaritas, una modelo simplificado, pero que nos permite observar como la vida en la tierra tiene efecto sobre su temperatura y su clima. Nos permite tomar una conciencia ecológica responsable y además de eso, nos permite predecir en que planetas habrá vida y en cuales no.
Parece imposible, pero reflexionando sobre ello, se llega a la conclusión de que la vida alteraría la temperatura de los planetas, y más que eso, la composición química de su atmósfera. Un planeta con vida, tendrá una atmósfera que no está en equilibrio químico.
Esto se debe, a que los seres vivos realizan reacciones químicas a una velocidad imposible en condiciones naturales. Esto es posible, porque hacen “trampas” aumentan la concentración de los reactivos, varían la temperatura y además, tienen enzimas.
En definitiva, James Lovelock es el gran visionario de la ecología actual. Y con modelos como el mundo de las margaritas nos ayuda a comprender como funciona el mundo en el que vivimos y nuestra relación con él.
Aquí os dejo un link donde podréis ver su modelo matemático.
http://www.ecologiaconnumeros.uab.es/Llibre/AppletsLlibre/15-CiclosGlobales/Applet_15_1/DaisyWorld1.html
Orson López

Anuncios

2 thoughts on “El mundo de las margaritas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s