Polvo y arena (II)

¿En qué piensa una estatua viva?
¿Cómo se alimenta?
Del mismo amor que lo llevaría a la tormenta
de la tranquilidad, de admirar el sol
y contar estrellas.

Veinte años quieto fueron cortos para enterder la escena
veinte años sólo, inmóbil y cubierto de arena.
Recordaba trabajar en el campo y una vida plena
recordaba estar hecho de carne y hueso
hasta ese día, no trabajaría más que con el sol y las estrellas.

No fue en su pasado
más que otro inútil esclavo
enviado a su celda
esta vez sin metal, pero con arena
Enviado a perecer
enviado a conocerla.

Cada veinte años
tiempo corto para ella
necesitaban a uno nuevo
Uno que sabio pero nunca feliz fuera
que no se moviese en su celda
pues entre dioses y hombre
entre sol y estrellas
habría que elegir donde ser brisa
y donde ser  tormenta.

Alejandro

Anuncios

3 thoughts on “Polvo y arena (II)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s