El bien común

¿Existe el bien común?

En primer lugar habrá que definir lo que es. Se puede entender que ante una decisión, es tomar aquella que beneficie a todo el mundo, aunque también se podría llegar a entender como aquella decisión que no perjudique a nadie.

Si lo pensamos bien, nos damos cuenta de que es muy difícil conseguirlo, parece obvio, pero si seguimos reflexionando nos damos cuenta de que si hay que tomar una decisión, es debido a que hay un conflicto, es decir, una diferencia de opinión entre dos personas, o grupos de personas. Ante esto, hay que decidir si le damos la razón a uno, o al otro. De esta manera no podríamos actuar por el bien común. Otra opción, es quitarle la razón a ambos y optar por una solución intermedia que al menos, no perjudique a ninguna de las dos partes. Pero en todos estos casos, nos tenemos que preguntar en que nos basamos para tomar la decisión. ¿Cuál será nuestro ideal más importante?

Quizá optemos por la verdad, y basemos nuestra decisión en favorecer al que tiene razón. De esta manera beneficiaríamos a una de las partes, perjudicando la contraria, ya que la verdad no siempre es sinónimo de justicia.

Si decidimos actuar de manera justa, lo más probable es que acabemos llegando a una solución intermedia, que habitualmente no contenta a nadie y que lo único que hace es postergar el conflicto para más adelante, ya que aunque en apariencia estemos tomando una decisión que no perjudique a ninguno, estaremos perjudicando a los que tenían razón.

¿Y si optamos por la igualdad? De esta manera de seguro que tomaremos una decisión injusta, además de que probablemente estaremos perjudicando a los que tenían razón, es decir, estaríamos faltando a la verdad. Lo bueno de esta decisión es que pondrá a ambas partes en las mismas condiciones, y ante conflictos futuros ya no tendremos que preocuparnos por este aspecto. Lo malo es que esta es la decisión más difícil de tomar, y sobretodo, es la decisión que de peor grado será aceptada por las partes interesadas.

Para mí, estos son los tres principales valores que tener en cuenta a la hora de tomar una decisión difícil. En la práctica, estas decisiones son a menudo resueltas por métodos más interesados, por ejemplo en los casos en los que se toma la decisión en función del poder que tiene cada facción, o por temor a represalias futuras. Todos sabemos que el mundo es imperfecto, y esto es lo que ocurre. Quizá en una utopía si que se podría conseguir, pero no en nuestro mundo. Además, hay otro factor a tener en cuenta.

Si la prioridad es tomar la decisión para actuar por el bien común, en la mayoría de los casos no se podrá tomar, ya que sera tan difícil llegar a una conclusión, que nunca se llegará a termino. Este es en mi opinión el motivo por el que casi nunca se actúa por el bien común, por la dificultad en tomar una decisión. Porque si hay algo peor que tomar una mala decisión, es no tomar ninguna en absoluto.

En fin, esta es mi opinión al respecto, discutible y espero que discutida en los comentarios. Espero vuestras opiniones.

Silvestre Santé

Anuncios

8 thoughts on “El bien común

  1. Pingback: [eLTeNDeDeRo]
  2. Tomar decisiones es una de las responsabilidades que tenemos cada uno, claramente no se puede dar en el gusto a todos.
    Creo que el bien común no debe ser tomado tan literal mas bien sería como una guía para que las decisiones que tomemos no sean para beneficio propio pasando a llevar los derechos de los otros.

    Me gusta

  3. Lo del bien común siempre me ha donado igual de hueco que los daños colaterales,las guerras preventivas o la democracia. Palabras que usan de manera indiscriminada aquellos que representan a los poderes establecidos para convencer a aquellos que no representamos nada, de que sus acciones están justificadas y son las únicas adecuadas. Conceptos manidos y huecos con los que entretener conciencias. El bien común no existe, se puede llegar a acuerdos más o menos beneficiosos para las partes y se puede convivir en una relativa calma, pero lo que se define como bien común es aquello que beneficia a quien ostenta el poder,según mi opinión, claro está. 😉

    Me gusta

  4. ¡Vaya reflexión Silvestre!
    Lástima que todo éso no sirva de nada. La gente mira su salario, su empleo, su familia y toman las decisiones en base a conservar un trabajo de mierda por un sueldo asqueroso (pero que le ayuda a ir tirando). La mayoría de la gente (yo no me incluyo) decide en torno a conseguir mantener estos “privilegios” y no se para a considerar ningún concepto del tipo “justicia”, “igualdad”, “verdad”. Este hecho es la base de la “dictadura del capital”.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s