Una carretera

Impresionante, esa chica es impresionante, lleva tres días bailando sin parar absolutamente para nada y yo, llevo tres días observándola, con los ojos como platos, y la boca abierta, es realmente impresionante.

Estamos en una carretera sin una curva a la vista, de asfalto cuarteado y descolorido, a derecha e izquierda océano de nada, solamente polvo, y cactus gruñones y protestones.

La verdad, no se muy bien como he llegado aquí. En realidad tiene gracia, creo que estoy muerto. Aparecí así sin más, en esta carretera. Al principio estaba muy asustado y empecé a gritar y llorar como un histérico, hasta que un cactus me gritó que me callara. Me sorprendió un poco, la verdad, pero me callé y fue entonces cuando pude observar un poco mejor todo: el asfalto, la inmensidad, los cactus que un poco mas allá me miraban de reojo, también pude observar el cielo purpura, iluminado por las estrellas, el sol y la luna, que se amaban en un rincón.

La verdad, me alegro por ellos. Parece que por fin pueden estar juntos.

Después de observar un poco todo aquello me puse a caminar. Me costó un poco decidirme, no había ningún cartel a la vista y cuando intenté preguntarle a uno de los cactus, lo único que recibí fue una pedrada en la cabeza, así que me armé de valor y comencé a caminar hacia un lado, al azar.

En todo este tiempo, no me he encontrado con nadie, excepto un hombre joven, que navegaba en piragua por el asfalto. Iba bastante rápido, pero yo corrí junto a él un rato.

Era muy delgado, creo que había muerto de hambre. Me contó que había descendido un río americano en piragua hasta el golfo de México, y después había llegado hasta Alaska, donde había vivido aislado de la sociedad, cazando y recolectando varios meses.

He dejado que me adelante porque me era incomodo caminar a su lado con las ondas que levantaba su piragua en el asfalto. La verdad es que era una persona impresionante.

Después de eso no he encontrado a nadie más, hasta esta chica claro.

Al principio era un simple punto amarillo en el horizonte, pero a medida que me fui acercando, la fui distinguiendo mejor. Es bastante alta y tiene el pelo castaño. Ya cuando llegué estaba bailando, con ese vestido amarillo que le venía como anillo al dedo. Pero lo mejor era su sonrisa, transmitía una felicidad y una dulzura impresionantes, bueno, como su forma de bailar, era fantástica, daba vueltas y vueltas y sus pies se movían como un torbellino, la única música al son de la que bailaba, era su risa cristalina y titilante, impresionante toda ella, llevaba bailando desde que yo había llegado, y yo no puedo dejar de observarla. A veces me contagia su risa, y me río con ella, es fantástica.

Después de observarla y observarla, una ráfaga de viento se la ha llevado. Corrí detrás de ella, pero el viento se la llevó más y más alto, aunque no me preocupo mucho porque a ella pareció gustarle. Reía y reía, y hacía cabriolas aprovechando las corrientes de aire, parecía muy feliz.

La observo volar, hasta que se perdió, como un punto amarillo en el horizonte.

Esta gente joven de hoy en día – Gruñó un cactus – ¿Dónde quedó la decencia?

Comencé a caminar, ignorando al cactus que seguía gruñendo. La verdad, era una pena que la chica del vestido amarillo se hubiera ido, ahora, me aburriría mucho.

Ya hacía días que a la chica del vestido amarillo se la llevara el viento cuando alcancé a esta nueva chica. Ella era púrpura, se movía y caminaba lentamente, algo me decía que era de piedra.

Cuando la saludo, quedo embobado al ver sus ojos, que eran dos ágatas plantadas en ese rostro, eran impresionantes. Jamas había visto nada igual.

Ella me contó, que se aburría en su casa y bajara a dar un paseo ella sola. Realmente parecía que estuviera dando un paseo. Más tarde, encontramos un banco junto a la carretera y ella se sentó allí, quedándose completamente inmóvil. La deje allí, sin duda, era una chica piedra.

Silvestre Santé

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s