La escuela de Annales (III)

A partir de la creación de la revista se crea una bicefalia real entre Febvre y Bloch, durante muchos años presentados como hermanos gemelos o almas afines. Sin embargo, tras la muerte de Bloch en la II Guerra Mundial se reivindicó esta postura, pero en realidad eran más bien como hermano mayor y hermano pequeño, absolutamente envidiosos el uno del otro, y escasamente coincidentes en muchos criterios. Hay claros desencuentros desde un punto de vista intelectual, que no acaban en formular en una ruptura pero sí que hay un distanciamiento que se acrecienta con la entrada de los alemanes en Francia.

Hay algo que constituye una diferencia fundamental entre los dos: Bloch era judío de origen (aunque en pensamiento era agnóstico), y en el contexto de la Francia dominada por el nazismo hubo una denigración de su figura. Se siente traicionado y sin apoyo moral de sus colegas de Annales. Cuando muere Bloch va a ser “canonizado” en Annales.

A partir de ese momento, el liderazgo se convierte en único porque Febvre va a encadenar el desarrollo de Annales con un claro objetivo: en la reorganización de la República francesa, quiere que Annales tenga un papel académico e institucional reconocido y para eso no duda en poner en la balanza “mártires de la independencia de Francia como Bloch”. A partir de ese momento se reivindica la identidad entre ambos protagonistas con un carácter fundamental. Eso funciona muy bien durante años, hasta términos escandalosos.

Bloch escribe un libro mientras está en prisión, Apología de la Historia, donde es una especie de reivindicación de la historia que pretendió retocar a posteriori. Ese libro incompleto es recuperado con posterioridad y publicado por Annales, pero retocado, algo que después el hijo de Bloch denunció, sacando la obra íntegra de su padre. En ese momento primaban otra serie de intereses: que Annales consiguiese reconocimiento y se institucionalizara como un órgano académicamente reconocido.

Dentro del CNRS (la versión francesa de lo que en España es el CSIC, es decir, el mayor organismo estatal de investigación) se construye una sucursal específicamente para los historiadores de Annales. Es la famosa “sexta sección” que aglutinará a investigadores relacionados con Annales y que también formará historiadores para Francia y a nivel internacional.

Van a desarrollar un potente esfuerzo de formación desde un punto de vista académico y de entronización como un grupo de historiadores mucho más organizado e institucionalizado, lo que va a incrementar considerablemente su potencia. Esto se desarrolla hasta la muerte de Febvre en 1957, donde se acaba la fase de los fundadores de los Annales, aunque Febvre antes de su muerte escogió a un sucesor: Fernand Braudel, inicíandose así una nueva etapa, la segunda etapa de Annales.

Simón de Eiré

Nota: este texto se basa en apuntes de la asignatura de Tendencias Historiográficas, impartida por el profesor Santiago Jiménez Gómez, dentro del Grado en Historia de la USC (Universidad de Santiago de Compostela)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s