Los personajes ajados

¿Porqué nos gustan los personajes que han sufrido? A menudo leyendo una novela nos encontramos este tipo de personajes. Algunos han luchado en guerras cruentas y sin sentido, otros han sido heridos o mutilados. Muchos han sido torturados y traicionados. En general son casi despojos humanos, con el cuerpo ajado y el alma en no mejores condiciones.

Quizá el ejemplo más extremo sea Gollum, del señor de los anillos. Creo que no hay personaje más ajado que este. Lo está tanto que ni siquiera parece un hobbit, y no es para nada bueno, pero es uno de los personajes más carismáticos del señor de los anillos, casi el primero que se te viene a la cabeza cuando piensas en la saga. Dentro de esta misma historia también tenemos a Gandalf. Al principio Gandalf mola, pero tras ser casi asesinado por el Balrog, y tener su epifanía para convertirse de Gandalf el gris a Gandalf el blanco, nos gusta mucho más.

Un ejemplo también archiconocido es lobezno de los X-men. También uno de los personajes más carismáticos lo es porque es el de pasado más traumático, el que ha aprendido a ser como es por las malas y podemos llegar a comprenderlo

Esta clase de personajes son la evolución de personajes más sencillos, y sin duda son mejores. A veces los odias, a veces los amas, pero nunca defraudan. La cuestión es que han aprendido algo. Normalmente, aquello que perdieron por el camino les ha hecho ganar sabiduría. Han ganado una mirada profunda. A menudo también son los personajes con los que más nos identificamos, porque todo el mundo tiene sus propias cruces, que vistas en retrospectiva pueden parecer pequeñas, pero que en el momento de cargarlas suponen una verdadera tortura.

Al final, la clave de que te guste una novela son los personajes, y para que un personaje sea bueno tiene que tener su propia historia y sentimientos. Tiene que haber un porque a lo que hace, a como piensa. No vale que surja del barro tal y como es ahora, tiene que haber habido una evolución.

En definitiva, un personaje para ser bueno tiene que ser realista, tiene que tener un carácter propio, una forma de pensar particular, y tenemos que entender por que es así, de cualquier otro modo no será más que una caricatura. Por ese motivo nos gustan los personajes que más han sufrido, porque aunque los odies, siempre puedes llegar a comprenderlos, y te importa lo que les ocurra a partir de ese momento, es decir, estás deseando ver como evolucionan a lo largo de la historia.

Un brindis por esos buenos personajes ajados.

Silvestre Santé

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s